Torre Eiffel: Cómo se convirtió en un icono. A quien aparentemente fue dedicada y por qué tiene forma de “A”

Compartir en Redes

El 27 de marzo de 1889 se inauguró uno de los monumentos más icónicos del mundo: la Torre Eiffel. Pero ¿Cómo fue que esta estructura de hierro de 300 metros de altura se convirtió en un símbolo de París?

Todo comenzó cuando se decidió que se construiría una torre de hierro como entrada a la Exposición Universal de 1889, que conmemoraba el centenario de la Revolución Francesa. El diseño de la torre fue encargado al ingeniero Gustave Eiffel, quien ya había ganado fama por la construcción de puentes y estructuras de hierro en todo el mundo.

La construcción de la torre no fue fácil. Miles de trabajadores trabajaron incansablemente durante dos años para completar la estructura. En total, se utilizaron más de 18,000 piezas de hierro y se necesitaron más de dos millones de remaches para unir todo.

Pero no todos estaban contentos con la construcción de la torre. Muchos parisinos se opusieron a la estructura, argumentando que arruinaría la vista de la ciudad y sería un monumento feo e inútil. Incluso el famoso escritor francés Guy de Maupassant se refirió a la torre como una “esquelética monstruosidad”.

A pesar de las críticas, la Torre Eiffel fue un éxito instantáneo. Durante la exposición, más de dos millones de personas visitaron la torre, que se había convertido en la atracción principal de la exhibición. Después de la exposición, la torre fue destinada a ser desmantelada, pero gracias a su popularidad y su potencial como antena de radio, se decidió mantenerla en pie.

Hoy en día, la Torre Eiffel sigue siendo uno de los monumentos más visitados del mundo, con más de siete millones de visitantes al año. Es un símbolo icónico de París y de la ingeniería moderna, y sigue siendo un testimonio del poder del ingenio humano y la creatividad en la construcción de monumentos duraderos y hermosos.

CONTROVERSIAS

Según la biografía “La verdadera vida de Gustave Eiffel”, de Christine Kerdellant, Eiffel se enamoró de Adrienne Bourgès , una mujer joven y atractiva, cuando ella trabajaba como modelo para la pintora Sarah Bernhardt. Eiffel, quien en ese momento estaba casado y tenía dos hijos, comenzó una relación amorosa con Bourgès, quien eventualmente se convirtió en su amante.

Gustave Eiffel y su familia.

La biografía sugiere que la construcción de la Torre Eiffel fue en realidad un tributo de amor de Eiffel a Bourgès. Según Kerdellant, Eiffel había planeado inicialmente construir la torre en Barcelona, ​​pero cuando el proyecto no se concretó, decidió construirla en París, donde Bourgès vivía.

La torre fue diseñada para ser la estructura más alta del mundo, una hazaña que Eiffel logró al completar la construcción en 1889. Y aunque la historia del tributo de amor de Eiffel a Bourgès es atractiva, muchos expertos en la materia consideran que es una exageración o incluso una invención.

Es cierto que Eiffel estaba profundamente enamorado de Bourgès, pero también es cierto que la Torre Eiffel fue concebida como un homenaje a la Revolución Francesa y su espíritu de libertad, igualdad y fraternidad. El propio Eiffel, en una entrevista de 1887, declaró que la torre sería “una grandiosa estructura destinada a perpetuar el recuerdo de las grandes hazañas francesas”.

Algunos estudiosos por lo tanto sugieren que la estructura metálica más conocida del mundo tiene forma de “A” por Adrienne y por Amour.

Independientemente de si la Torre Eiffel fue realmente un tributo de amor de Eiffel a Adrienne Bourgès, su construcción sigue siendo una de las mayores hazañas de la ingeniería y la arquitectura. La torre sigue siendo un símbolo de Francia y un punto de referencia para el mundo entero, y su legado sigue inspirando a ingenieros y arquitectos de todo el mundo.

Visitas: 12

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *